Preguntas y Respuestas

  1. Portada
  2. Preguntas y Respuestas
  3. Hablar en público

Hablar en público

  • ¿Cómo puedo elegir el mejor material y equipo para mi exposición? Analiza las ventajas y desventajas de cada material y soporte técnico que utilices. Para ello te recomendamos el texto de Sarramona (1988)  “Comunicación y educación” Ediciones CEAC. Barcelona.
  • ¿Hay algunas frases de impacto con las que pueda atraer la atención al inicio de mi exposición? No hay una receta infalible para comenzar una exposición, pero sí te podemos hacer algunas recomendaciones: 1) No leer textos 2) No decir “este tema ya es conocido por ustedes”  o  “ No sé mucho del tema” o “no estoy muy preparado para hablar” u otras frases de este estilo que te presenten como una persona con poca confianza y que sugieren al público de que se aburrirá. En cambio, puedes recurrir a citas textuales agregando tu comentario; decir lo que encuentras de nuevo en un texto; dar ejemplos; introducir una presentación de hechos con datos o estadísticas en las que se basó tu investigación; citar autores; y/o  comprender y respetar al público.
  • ¿De dónde puedo sacar ideas para que sean creativas mis exposiciones? Lee nuestra ficha “Taller de Creatividad”.
  • ¿Pueden servir las técnicas de publicidad para mi exposición en clase? Sí, porque en ellas encontrarás técnicas e instrumentos para hacer atractivos los mensajes, por ejemplo, puedes encontrar ideas sobre qué colores usar, cómo construir el mensaje, la presentación del espacio (carteles), preparación de material, presentación al público, y otras.
  • ¿Qué palabras o frases debo evitar a la hora de exponer? Intenta no utilizar muletillas como: “bueno”, "o sea”, “ es que” etc. No infravalores tu  trabajo con frases como: “no estoy seguro”, “ no tuve tiempo de ....”, “fue culpa de...”. Evita los “tacos” o palabras altisonantes. Al preparar la exposición intenta no ser repetitivo en palabras o datos. Y como lo indicamos en la ficha sobre exposición de temas, muéstrate seguro y vigila tu comunicación verbal y no verbal.
  • ¿Cómo puedo saber si no estoy aburriendo a mis compañeros cuando estoy exponiendo? Fíjate en su comunicación no verbal: en sus posturas, miradas, si te asienten con la cabeza o no, etc. Si ves oportuno, cambia de tono de voz, pon ejemplos, invítalos a participa De todas maneras, tampoco debes afligirte demasiado por fijarte en las posturas de tus compañeros, a lo mejor no muestran mucho interés por motivos externos como: falta de sueño, preocupaciones por exámenes, la hora de la asignatura , u otras y no en sí por tu exposición.
  • ¿Cómo puedo saber si entendieron la clase que di? Realizando una retroalimentación, es decir ver si tu mensaje se recibió y cómo. Una forma simple es preguntar si quedan dudas, pero aquí puede producirse un silencio porque nadie se atreva a preguntar por el miedo a parecer “tontos” ante los demás. Otro camino es preguntar sobre cosas concretas o que nos interesen que queden claras, aquí puedes poner un juego o idear una forma divertida de hacerlo para propiciar la participación individual o en pequeños grupos.
  • Me gustaría que hablaran más sobre el control de los nervios a la hora de hablar en público: Lo principal está en el conocimiento y la preparación previa. Si tú eres precavido y ordenado, preparas el tema y lo ensayas con tiempo, ganarás mucho terreno. Realiza ejercicios de relajamiento y piensa que todo saldrá bien. Mientras los estés realizando imagina que es el día, que te mueves en el escenario con firmeza, que todo el material está preparado, que lo haces con  fluidez, etc. Y ya sabes, no tomes bebidas excitantes, comas mucho, ni bebas nada que lleve alcohol para que tu mente esté concentrada.
  • ¿Por qué a unas personas les es más fácil hablar en público que a otras? Influye su personalidad, pero sobre todo el conocimiento que poseen sobre el tema y la práctica que tienen para hablar en público. Saben controlar sus nervios y se concentran más en lo que van a  decir que en los nervios que puedan estar sintiendo.
  • ¿Influye el carácter de las personas  a la hora de exponer un tema o hablar en público? El carácter de las personas sí influye  a la hora de hablar en público. Hay personas que tienen más facilidad de palabras que otras, son más o menos tímidas, más o menos organizadas, etc., pero lo que debemos conocer de nosotros mismos son nuestros puntos fuertes y los débiles (y si se pueden y se quiere corregir estos, mejor) para así saber conducirnos cuando hablemos en público. Al respecto, te recomendamos el libro de Manuel Couto “Cómo hablar bien en público” Edit. Gestión 2000. Barcelona.
  • ¿Tiene alguna importancia cómo mueva yo las manos mientras estoy  exponiendo? Sí. La comunicación no verbal, como hemos visto, es muy importante. La gente puede seguirte verbalmente pero si tus movimientos no soy muy adecuados por ejemplo, mover mucho las manos, su atención se desviará. Te puedes apoyar en ellas para reafirmar tu mensaje , señalar datos, realizar invitaciones a la participación y motivación, pero no realices movimientos exagerados.
  • ¿Influye la forma en la que están sentados mis compañeros cuando doy la clase?  Sí, tanto por el aspecto acústico, como por su atención visual. Asimismo, puedes evaluar si quieres que el grupo esté más integrado y participativo y ver la posibilidad de sentarlos en un semicírculo y prepararles actividades participativas .
  • ¿Cómo puedo hacer para que participe más el grupo cuando me toca dar la clase? Hazlo de forma divertida y creativa; apóyate en técnicas de animación y de participación popular, diseña juegos y materiales que inviten a ello. Se pueden diseñar actividades para pequeños grupos. De esta manera favorecemos la participación de los más tímidos. Ten en cuenta que al diseñar dichas actividades debes establecer unos objetivos claros, controlar bien el tiempo de su realización, relacionar la actividad con el tema planteado y tener presente en todo momento tu función como moderado Si no organizas bien una actividad, puedes perder el control del grupo y de tu exposición.
  • ¿Es bueno utilizar mucho material y medios para dar la clase? ¿Será así más interesante? Es conveniente utilizar diferentes medios (visuales, auditivos) para hacer  más atractiva la exposición. Sin embargo, no es bueno exagerar porque a veces lo más sencillo es lo más atractivo. La exageración puede  marear a tu grupo si lo bombardeas con demasiados medios. Escoge los que crees que se adecue más al tema, a tu disponibilidad y recursos. También puedes consultar el libro citado de Sarramona (1988) “Comunicación y educación”.
  • ¿Qué puedo hacer si el día de la presentación me fallan los aparatos o el material no está completo? Si por ejemplo, tu exposición está en ordenador, imprime las cosas, y saca acetatos. Emplea tu ingenio para sustituir un material por otro y evita mencionar los fallos en la exposición Si la presentación es por equipos, NO SE CULPABILICEN UNOS A OTROS ante su público porque esto dará muy mala imagen.
  • ¿Cuándo estoy hablando en público es necesario manejar un volumen especial de la voz? Sí, éste no debe ser  monótono, procura que se noten los cambios de acentuación en cierta información o datos; tampoco debe ser ni muy alto ni muy bajo, pero sobre todo fíjate en la acústica de la sala para que todos oigan bien tu mensaje.
  • ¿De dónde puedo sacar ejemplos que sean interesantes y originales sobre el tema que nos toque dar? Relaciona el material o texto con ejemplos de la vida diaria o de los intereses de tus compañeros. Supongamos que tienes que explicar temas de física, pues básate en deportes como el ciclismo o la natación, ejemplifica con deportistas conocidos o lleva recortes de prensa o comentarios de algún otro medio de comunicación.
  • ¿Es malo  leer en público lo que nos toca decir, aunque después lo expliquemos? Puedes recurrir a citas o referencias para ejemplificar, pero no extenderte en todo el texto, porque para ello tus compañeros dirán que lo podrían haber leído en casa, además es mejor que te expliques con tus propias palabras, sino tu público se aburrirá.
  • ¿Tiene importancia el tiempo que se dé a la exposición? Sí. Lo principal es que se puede decir mucho con pocas palabras. A la hora de redactar se conciso y puntuales, mide el tiempo. La atención del público puede ir disminuyendo por varios factores, entre ellos, si te extiendes mucho.
  • Si nos han pedido un tiempo límite para hablar, pero el tema es complicado o hay mucho qué decir, ¿cómo debe resumirse? Es necesario tener un esquema de los puntos principales de  la exposición, los de mayor importancia e interés tanto por el tema como para el grupo. También es importante considerar un tiempo determinado para cada apartado.